Construcción: la transformación digital ha llegado para quedarse


La digitalización en la construcción ha llegado para cambiar el paradigma tradicional y está trayendo todo un mundo nuevo para este sector.


La Industria 4.0 se centra en la digitalización de los flujos de trabajo y en la integración de las nuevas tecnologías con equipos que puedan optimizar los proyectos de construcción de forma eficiente.

La industria de la construcción es uno de los sectores menos digitalizados y ha estado luchando para mantenerse al día con los cambios en la tecnología. Las empresas de la construcción necesitan la innovación tecnológica para poder mejorar su competitividad a medida que este mercado continúa su trayectoria de crecimiento durante los próximos años.

El auge provocado por las nuevas tecnologías, como la automatización, obliga a las empresas, tanto grandes como pequeñas, a progresar; pero si una organización no es capaz o no quiere el cambio, puede haber problemas a mano, especialmente cuando se trata de algo extremadamente complejo como la construcción de puentes.
La transformación digital ha llegado para cambiar el paradigma tradicional y está trayendo todo un mundo nuevo para este sector. Junto a ello, también entran en juego otras tecnologías como la computación en la nube que facilitan la gestión de la construcción o sistemas de bibliotecas digitales como las librerías BIM que nos lleva a un emocionante viaje de eficiencia y a ser más productivos que nunca.
Algunas de las ventajas de la digitalización en la construcción son:
Acceso 24/7: con toda esta información disponible en Internet, es fácil tener un acceso rápido y controlar el material en cualquier lugar. También puede consultar los proyectos cuando no esté en casa o en el trabajo ¡con un solo dispositivo!
Más productividad: la tecnología ha revolucionado la forma de trabajar y de vivir. ¡Es una poderosa herramienta que nos permite analizar varios aspectos de nuestro trabajo, facilitando la toma de decisiones tanto para acelerar la productividad como para reducir los costes al mismo tiempo!
Reducción de errores: con el uso de tecnologías como sensores, cámaras o drones es posible supervisar el estado de las obras de construcción en tiempo real. Esto permite optimizar los procesos y reducir los errores proyecto a proyecto.
Disminución de costos: el aumento de la productividad y la reducción de los errores conducen a un aumento de la rentabilidad que permite a los profesionales reducir los costes asociados a su trabajo.