Industria 4.0: la nueva generación de gestión de la construcción

La transformación digital está alterando la forma en que las empresas de construcción han operado tradicionalmente. Haz clic y conoce sus ventajas.

En los últimos años, el sector de la construcción ha evolucionado y ya se está beneficiando de las nuevas tecnologías. Hoy en día, todo gira en torno a la Construcción 4.0, también conocida como Industria 4.0, que reúne equipos digitales con capacidades de automatización para optimizar su proceso de construcción.

La dinámica actual del mercado ha obligado a las empresas a innovar y ser más receptivas. El sector construcción era el menos digitalizado, por lo que la aportación de la tecnología puede ayudarles a mejorar su competitividad aprovechando estos cambios para tener éxito en un periodo en el que hay altos niveles de incertidumbre.

La transformación digital está alterando la forma en que las empresas de construcción han operado tradicionalmente, gracias a nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT), los servicios en la nube, los dispositivos con sensores integrados en los materiales utilizados para los proyectos de construcción, todo lo cual facilita la eficiencia al mejorar el control de calidad junto con la productividad.

Las soluciones innovadoras en este sector pueden proporcionar muchas ventajas a los profesionales que trabajan en él, como herramientas constantes para gestionar su negocio.

Las ventajas de la Industria 4.0 para el sector construcción son:

Acceso rápido a la información: hay muchas formas de acceder a la información y controlar el stock de material. Puedes hacerlo desde cualquier lugar con sólo una conexión a Internet.

Aprenda a trabajar de forma más inteligente: la tecnología ha revolucionado nuestra forma de trabajar. Permite analizar los proyectos, colaborar con otros de forma más eficiente y, a veces, incluso evitar fallos o retrasos que habrían costado tiempo además de dinero.

Reducción de errores: los proyectos de construcción pueden gestionarse de forma más eficiente con el uso de tecnologías como sensores, cámaras y drones. Estos sistemas de monitorización permiten actualizar en tiempo real el estado de la obra, lo que ayuda a optimizar los procesos de una forma que nunca antes se había pensado.

Disminución de costes: el aumento de la productividad se traduce en mayores beneficios, por lo que puedes gastar menos en errores y mano de obra.