lunes, 7 de marzo de 2022

Hacer que las ciudades sean resistentes al clima

El cambio climático está cambiando los
patrones de las precipitaciones en todo el mundo. Cada año, las tormentas de
lluvia y las inundaciones  aumentan tanto
en frecuencia como en gravedad. Por el contrario, las sequías también lo hacen
en intensidad. Las ciudades están experimentando las consecuencias de ambos:
lluvia excesiva y sequía severa. Con los servicios municipales de agua ya
presionados por décadas de falta de inversión y el envejecimiento de la
infraestructura, ahora se enfrentan a un espectro completamente nuevo de
desafíos, debido al cambio climático, el crecimiento de las poblaciones urbanas
y los sistemas heredados de drenaje y alcantarillado que son inadecuados para
manejar los niveles de lluvia que vemos hoy.

El desafío de resolver el rompecabezas de las aguas pluviales es algo a que los innovadores y los magos de las aguas pluviales de Wavin han enfrentado sin rodeos ... y lo han resuelto. Examinamos cada pieza del rompecabezas del agua de lluvia, desde cómo lidiar con inundaciones, sequías y contaminación de aguas superficiales, hasta la disminución de aguas subterráneas y el estrés por calor urbano. Estos son los 5 principales desafíos de las aguas pluviales a los que se enfrentan las ciudades en la actualidad.

El enfoque de Wavin

Nuestro enfoque para evaluar y medir la sostenibilidad de los proyectos de drenaje urbano es de naturaleza holística, y comprende medidas estructurales y no estructurales, como barrancos en las carreteras y tanques para árboles. Las cajas de atenuación e infiltración sostenibles son nuestro punto fuerte. Y creamos soluciones duraderas con características clave: rápidas y fáciles de manejar, instalar y mantener, confiables, prácticas, versátiles y sostenibles, desde las cámaras Wavin Tegra, las unidades de infiltración AquaCell y las unidades de agua de lluvia Q-Bic Plus hasta nuestra exclusiva conversión de Q-Bic Plus para su uso como cisternas para árboles.

En Wavin, creemos que la resiliencia, en el contexto de la gestión de aguas pluviales urbanas, debe ser un proceso flexible y adaptable mediante el cual las ciudades aprendan a hacer frente a las necesidades sociales cambiantes (como la salud, la higiene y la seguridad ambiental) y a un clima volátil



Comparte esta página